Pichones (Número 380)

Pichones, pichones nuevos, en este extremo de mi sueño. Pichones, pichones flagrantes, con la similitud de nuestros cuerpos, pendientes de un cuerno de unicornio, muestra de nuestro contraste, desnutrición en mi cuerpo, con vil cal viva, con un zig zag zaguero, desmoronando mi talento por aquel desprecio que sentí, justo en mi corazón, por lo …

Veneno (Número 371)

Y quién eres tú para decirme que no te ame, tú no sabes de desaires. Y quién eres tú para callarme, tú no mandas en mis calles. Y quién eres tú para parar mi amor, si mi alma te ama. Y quién eres tú para cerrar mis puertas, mis cancelas las tengo abiertas. Y quién …

Templario ( Número 370)

Punzadas, ¿de dónde me vienen? de mi corazón abandonado, con mi trono destronado por tu ser, sin piedad, con la bravura de un templario que huye fuera de su dominio. Y, cien mil enemigos, te persiguen, tú, puedes con todos. Mas, tu caballo, tropieza en una piedra hasta caer; su cabeza maltrecha, sangre por todo …

Niño bueno (Número 362)

Reiterativo te veo, siempre en tus creces, sin ni siquiera, preguntarme cómo sigo. Negación por todo lo mío, ausencia, de tu alma, en mi vida. Extraños tú y yo, esta rareza, sorpresa de mi vida no me la esperaba. Sencillamente, a esto, un no rotundo, hubiese dado cuando me amabas. Hoy, tu indiferencia, hace que …

Sinceridad (Número 361)

Reina de corazones, por esta gruta simpática de amores. Me brindas tus cualificaciones, en un suburbio vecinal, donde, sin desperfectos, te sinceras conmigo. Me hablas de vicios de deseos, de luceros, de una vida mejor. La veo muy lejos, sólo en mi pensamiento, vuelo en la adversidad, recorro, el mundo entero, paro en este recóndito …

Pesadilla (Número 351)

Piloto esta nave invisible, hacia ti me lleva, en mis sueños, con una cabellera negra, con el rasgado de un suero blanco, enseñando el desamor de tu corazón. Te has empecinado, en decirme, una y otra vez, que no. Y, así, mis sueños se convierten, en una pesadilla, sin solución. Ando, cada noche, en un …

Maltrato (Número 280)

Y, con un terrible dolor cerca de mi corazón, con la candela de mi extrasístole, tú me tratas así, tu quimera envenena mi alma, no sonríes en mi pecho, misterioso anagrama tu mala fe, se atraganta en mi garganta. Y me da la muerte sitiada, sin ninguna prueba de supervivencia. Si no cesa tu maltrato …

Mi amargura (Número 243)

Y tus problemas ya no me cuentas, la solución hallas en otra cama que te calienta, sólo me quieres en tu soledad, tu segundo plato, nunca me amarás, sin duda, el viento de tu veleta en otra dirección, siempre y, la copa de mi alma, en manos de una enfermera, en busca de una sutura, …

Sin vivir (Número 240)

Y, con tu indiferencia, dolorosa para mis átomos, me punzas el corazón y, un clavo ardiendo, mata la sonrisa de mi alma. Y me dejas mustia, perdida. Y me muestro equivocada, con el mayor dolor de mi vida, con este sin vivir a tu vera y, con miles de liturgias, por cumplir. Y me hundes, …

Frío (Número 234)

La mayor de las penas hoy, en mi alma. Me siento mal, todo, por un vuelco atrás, en este sortilegio de nuestro romance. Nuestros besos muertos, con el frío de un cadáver, "algor mortis" (frío de muerte), sin sangre, sin sudor, con lágrimas de desamor, destrozos de la pasión. ¡Qué pena me da! este mal …

Amnistía (Número 166) Soneto

Triste, con mis ojos en tu ventana, observante de tu conversación, me abrazo a la desilusión, mi exposición a quizás mañana. Con mi bestial exhalación humana, con haz de mi luz a tu compasión, por ruín callejón, sin dilación, avispada mi enfermedad emana. Justo en mi cárcel tu amargor, a diario, víctima de tu penal, …