Desamor

Me reinventé (Número 422)

Soy feliz, con el imán de mi luz, sin quejas de lo que vi, en el lugar donde viví. Soy feliz, con una ortografía de actos buenos para compartir, todos. Y no me da pereza ayudarte. Soy feliz y digo que sí al amor. Soy feliz y digo que no al desazón. Aprendí, las dos… Sigue leyendo Me reinventé (Número 422)

Desamor

Piedra ( Número 415)

Miras a mis ojos ¿para qué? yo no soy de piedra y, tú, me elevas con tu mirada secreta. Me pones rebelde. y te vas; mi amor en espera. Y, con los milagros, no se juega. Y, ésa, tu peor falta, no te interesa mi mal; irracional pena. Y, encima, tienes la cara dura de… Sigue leyendo Piedra ( Número 415)

Amor, Desamor

Imponente (Número 412)

Lo último que me has dicho, imponente, casi siempre me das pares y no sé ¿por qué? hoy, me das nones. Tu locomotora cambia de rumbo, sin hacer un alto en el camino, sin pedir ningún permiso, a lo loco. Y, mi cuerpo sufre un ictus, mi corazón cae a pedazos. Y, mis manos, despojadas… Sigue leyendo Imponente (Número 412)

Amor, Desamor

Sin pausa (Número 410)

Y diré, con esta penumbra que oscurece hasta mi piel, que de anciana, te amaré igual que la primera vez. Yo te vi sentado, en aquel pollete de hierro de la plaza de Santa Ana, daba a la esquina de mi casa. Y, recién pintado de verde esperanza, tú te pintaste hasta el alma. Yo,… Sigue leyendo Sin pausa (Número 410)

Desamor

Limpieza (Número 404)

Tu perfume, molestia para mis bronquios. ¡Qué reacción más extraña, tú y yo, no seremos novios! Vete al río Guadalquivir, date un baño y vuelve a mis brazos. Quizás, en ese estado nos amemos sin fracaso. No me hagas daño con tu perfume inventado. Eclipsas tu espíritu en un punto enorme y te conviertes en… Sigue leyendo Limpieza (Número 404)

Amor, Desamor

Pichones (Número 380)

Pichones, pichones nuevos, en este extremo de mi sueño. Pichones, pichones flagrantes, con la similitud de nuestros cuerpos, pendientes de un cuerno de unicornio, muestra de nuestro contraste, desnutrición en mi cuerpo, con vil cal viva, con un zig zag zaguero, desmoronando mi talento por aquel desprecio que sentí, justo en mi corazón, por lo… Sigue leyendo Pichones (Número 380)