Desamor

Me reinventé (Número 422)

Soy feliz, con el imán de mi luz, sin quejas de lo que vi, en el lugar donde viví. Soy feliz, con una ortografía de actos buenos para compartir, todos. Y no me da pereza ayudarte. Soy feliz y digo que sí al amor. Soy feliz y digo que no al desazón. Aprendí, las dos… Sigue leyendo Me reinventé (Número 422)

El Cáncer en Poemas

Noche distinta (Número 421)

Descansaré mi última noche, mañana me operan. Y no sé qué me pasará; quizás me despierte, quizás duerma para siempre, ¡qué miedo me da! Me embriago en una noche de insomnio, de sueños premonitorios. Quiero que todo vaya sobre las mil maravillas. Quiero, que la droga de la anestesia, me haga flotar entre flores, insípidas… Sigue leyendo Noche distinta (Número 421)

Amor, Desamor

Salpicones (Número 420)

Desesperada en este duro trance, ¡qué amarga mi soledad nocturna! Viajo a un sitio solitario donde antes estuve acompañada. Miro sin piedad devoro mi amanecer, en peligro de una desaparición emblemática. Se inerva mi mente, en un oasis de oscura intriga, en un pasadizo secreto hacia las aguas cristalinas de una púrpura paz que flota,… Sigue leyendo Salpicones (Número 420)

Sin categoría

Respuestas (Número 419)

Y ¿cuántas respuestas hay? - no muchas. Y ¿cuántas respuestas hay? -sólo una, el amor universal, por si tú no lo sabías. Así de simple, de eso trata esta vida. Y si tú no lo entendiste estás perdido en tu burbuja. Mira a tus semejantes y dales todo tu amor. Y ¿cuántas respuestas hay? -… Sigue leyendo Respuestas (Número 419)

El Cáncer en Poemas

Morbo (Número 418)

Sigue mi pesadilla, mis días de hospital, mis calmantes, mis antibióticos, mis aerosoles. ¡Qué mala que estoy! Me hundo, en esta cama, de la que no me levanto. El reposo cansa mi cuerpo, la medicación, me rebaja a un estado espectro y, algunas cosas, no las recuerdo. Llegan más visitas, algunas me animan, otras me… Sigue leyendo Morbo (Número 418)

Sin categoría

Máscaras (Número 416)

Pues sí, mi barriga creadora creó cuatro niños. Y, ahora, capaz de regalarme un nuevo miembro. Yo no lo sospechaba, entre mis brazos, un milagro fluctuoso, cerca de mi corazón. Normal, quiero tenerlo cerca, su latido me reconforta. Quiero oír un corazón como, por aquellos años, en que cuatro veces latió. Esta barriga, tan coqueta,… Sigue leyendo Máscaras (Número 416)