Sobrevivir ( Número 387)

¿Cuándo pasará esta tormenta? los rayos, los truenos... no me dejan, lamentaciones a las puertas de un triste cementerio, en el que, mi cuerpo, siente el dolor de tu pérdida. Tremendo shock en mi vida, tu ida, mi mayor destrozo. En diez mil años que yo viviera no me esperaba este enorme dolor. Siento una …

Ya vivo (Número 386)

Y, bajo mi brazo, mucho dolor, no puedo coger a tu paloma blanca. Dos mil veces, maravillada, en el momento de mirarla te he bendecido, entre un humo limpio para después orar. Y, con ella entre mis manos, mi dolor desesperado, con el yate de tu corazón, se ha encallado. Y tu paloma blanca revolotea …

Pérdidas ( Número 385)

Y los caminos, cerca de ti, más llevaderos, con esa alegría cuando me besas en la intemperie de mi desolado corazón. Y, ausente de este mundo, cicuta de un trasfondo mustio, problemas del dolor de mis males que me embargan en la locura, tan imbécil, de mi negra vida, oscurecida por las pérdidas. Me transforman …

Mi nana (Número 384)

Ea, ea, mi nana...Hoy, día cuatro,mi operaciónha llegado.¡Qué bien!Toda la noche,sin nervios.Aún así, a primera hora,un relajanteme he tomado.Y, a las ocho, al sótano,para una gammagrafía;otra vez, en una máquina...Y, después,no me doy cuentade nada.Pero, de camino a quirófano,me despierto de nuevo.Y, en la misma puerta,todos mis familiares,Y, mi hermano,el último que mis ojosllevan a …

Ingreso (Número 383)

Y, por fin, tengo cama en este hospital que me inspira confianza, en la quinta planta quinientos diecisiete, mi habitación sagrada. Me acomodo hasta mañana, día cuatro, por la mañana. Y un poco tarde, a las diez, se presentan mi cirujanos, rotulador en mano. Y me hacen casi un mapa, toda ya pintada. Por favor …

Ayuda ( Número 382)

Pues esta pena mía contigo la desahogo. Mi corazón, casi muerto, no se repone del todo, vagabundo por las noches, lobo solitario, vítores sin piedad, sufrimiento elevado en mi pecho desesperado. Y no cojo el sueño y lloro desconsolada, por eso, yo te lo pido, ayúdame amor mío. No me abandones en este camino, ya …

Lucha ( Número 381)

Lucha, tú siempre lucha. Si te ves enraizado en la derrota, mira hacia arriba, mira hacia delante. Y mira la brillantez de la luna, cada noche, con su fortaleza, cabalga, a la sombra del sol y, él, la anula cada día. Y se burla de ella, por ser más radiante, mas, ella, la luna, en …

Pichones (Número 380)

Pichones, pichones nuevos, en este extremo de mi sueño. Pichones, pichones flagrantes, con la similitud de nuestros cuerpos, pendientes de un cuerno de unicornio, muestra de nuestro contraste, desnutrición en mi cuerpo, con vil cal viva, con un zig zag zaguero, desmoronando mi talento por aquel desprecio que sentí, justo en mi corazón, por lo …

La parca (Número 379)

Y no un día más, sí, un día menos, la parca, recorta terreno. ¿Cómo engañarla? aún, sin saberlo. Ningún párroco de pueblo, ningún obispo de ciudad, ningún hombre de bien, ningún usurero de mal, ningún filósofo inteligente, ningún antropólogo coherente. Nadie sabe cómo hacerlo, tanto discernir en ello, pensamientos, pensamientos... Pobre de mí, me queda …

Bolondrón ( Número 378)

Fuera esta vida quisquillosa, mamadera animada, entre paredes oscuras de mi mente, en un mundo disparado por la falsedad, comuna principal de tortolitos, imaginando un amor inexistente, en los prados magistrales, de una vereda ausente que lleva al cambio tajante de una vida mundana, perdida entre solitarias mentiras que me hipnotizan sobre tu gran estigma …

Mis ojos ( Número 377)

Mis ojos hacia la tierra, algo nuevo sale de ella, con un temperamento de santo. Mis manos tocan, con su manto, hasta hacer que mi espíritu se eleve hacia el cielo y toque, con suaves caricias, todo lo que me rodea, hasta las blancas nubes que se mueven hacia mí, suavemente. Mis ojos hacia el …