El Cáncer en Poemas

Reguera de dolor (Número 339)

Calambres, calambres

en todo mi cuerpo.

He tocado un cable

de alta tensión,

me deja pelada.

Un cambio en mi vida,

estoy que ardo.

Calambres, calambres

en todo mi cuerpo.

Un gran quemazón

recorre mis venas,

estallan calambres,

calambres

en todo mi cuerpo.

Mi protección

no me ha servido de nada.

Y pongo la cabeza

sobre mi almohada,

no cojo el sueño,

una dura batalla

traspapela mi vida

en una amargura dolorosa.

¡Quién pudiera borrar

algunos fatídicos días

de mi calendario!

Se me cierran

mis conductos,

sin respiración,

mi cerebro alicaído,

pájaro perdido de su nido,

ante una impostora,

con su daño, sin cautela.

Quizás,

presente mi dimisión

ante mi reguera de dolor;

comenzó

un triste uno de febrero,

maltrecho ese día.

¡Fuera de mi calendario!

¡Quiero borrarte!

Que alguien me enseñe

cómo hacerlo,

sin dejar este universo,

por favor.

Calambres, calambres

en todo mi cuerpo…

1 comentario en “Reguera de dolor (Número 339)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s