Ángeles bellos (Número 250)

Terrones y terrones,

una batalla contrarreloj,

terrones de tierra

despedazados,

segundo a segundo,

sin parar,

en una quimera de días

que se apodera de la pena

de todos.

Y, nos aviva,

el sagrado tesoro

que tiene las entrañas

de la tierra,

¡cuántas largas horas de

tristeza!

Y, se acompaña,

por la serenidad de un ángel

que allí juega,

esperando, la salida fuera,

esperando el encuentro

con la vida.

Terrones y terrones,

ya descuartizados,

pergamino eterno,

que ha sumido al hombre,

en una cadena humana,

con múltiples valores.

Terrones y terrones,

por un angelito minero,

que ya vuela por los cielos

con los ángeles más bellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s