Xenón (Número 145)

Pues sí, cuando tú no estás

conmigo,

cipreses hirientes en

aluvión,

troncones, bosques de

apelación

desgarradores de su

enemigo.

Pues sí, cuando tú no estás

conmigo

imperceptible la

inspiración,

sin ningún rayo de tu

colisión

y aludes relucientes si te

sigo.

Con el punto final de tu

error,

en mi entraña, un clavo

ancestral

centellea por siglos de

amor.

Sonámbula en este

lodazal,

en el desastre del peor

horror,

detestable barbarie,

mi final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s