Dura montaña (Número 318)

De nuevo me llaman,

a eso de las nueve,

una cita programada,

un tac, contraste yodado

desmenuzará mi cuerpo,

se verá todo muy detallado;

un preparativo más

para mi operación.

Y para el uno de abril,

ese tac,

me permitirá adentrarme

en ese quirófano latente,

donde la vida,

parece detenerse

y, en cambio, trastoca

mi estructura física

con esos profesionales,

tan profesionales,

que me aguardan allí.

Ya queda menos para terminar

o para empezar mi cambio;

un cambio, en mi cuerpo,

que no debe hundirme.

Fuerte contra ello,

lucha pura y dura contra ello.

Así, que hoy deseo

que llegue ese día,

para subir, en breve,

esta montaña tan dura

que tengo frente a mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s