14 de febrero (Número 267)

Y, hoy, catorce de febrero,

en tu libro,

yo sólo hubiese escrito

te amo, te quiero,

contigo, al firmamento.

Tu mirada, calostro

para mi alma,

me sacian tus pupilas,

las mías, dilatadas.

Tu presencia, mi tímpano,

un trino de pájaros.

Tu ausencia, mi corazón,

la estampida de mi sangre.

Tus besos mi salvación,

mi locura perdida.

Y, un abrazo tuyo,

mi gloria,

una paloma blanca

entre las flores del edén,

jolgorio para mi ser.

Y miro, de nuevo, tu cara

y, en ella,

la frescura de tu alma

que no deja que me vaya,

mi amparo, en tus entrañas,

con la fuerza de una daga

y, tu amor, me acompaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s