Otro cauce (Número 263)

Un soplo de verdad,

en una copa de mentiras,

infame copa que se derrama

en otros lagares,

tras la ceniza de manantiales

que llegan a tu vida,

causa de otros males.

Tu esperanza inacabada,

se desvanece a manos

de otra causa,

te destrona de tu trono.

Y, ya, no te pertenece,

te quedas con la boca abierta.

De nuevo, sufres,

más que antes.

Y, todo, por confiar,

en esos casos

de medias calmas,

que se reflejan en tus carnes.

Todo lo bueno se marcha,

sigue, ya otro cauce.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s