Sensuales

Un guiño (Número 233)

Vertido celestial

de tu cauce dentro de mí.

Tus caricias en mi piel,

delicadamente, posees

mi templo interior.

Sólo tú me conoces

y, sólo tú, con el tallo

de tu lustrada flor,

tomas, en cada margen

de mi vida,

mi candela inmortal,

ante la bestialidad

de la tierra,

que me da palmadas,

con pasos gigantes.

Y tú desnudas mi alma,

hasta pulirla, para ti.

Y, con ella,

pongo, mi barbilla,

en tu corazón.

Y te sonrío, en este balcón,

cuajado de flores.

Y le hago un guiño,

a tu amigo Brinco,

en tu nombre.

“Amicitia vera illuminat “

(La auténtica amistad

ilumina)

0 comments on “Un guiño (Número 233)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: