Geto-dacios (Número 216)

Cuán largo tu camino,
enredado con el mío,
en un punto ciego
de nuestro destino.
Y cuán larga tu alborada,
se amarra en mi cielo
y me cantan geto-dacios,
despacito y a mi vera.
Cuán cierto
que me amas,
me llenas de milagros,
en el amplio sentido
de la palabra.
Cuán larga espera,
mi amor,
ha merecido la pena.
Cuán silencio entre los dos
para calmar nuestro dolor;
hundidas nuestras vidas,
por separado.
Y, cuán necesaria,
nuestra unión, al fin,

este amor brujo,

se realizó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s