Sin categoría

Enfermiza (Número 199)


Hoy, de funeral,

casi sola, me dirijo

a una estatua que mira,

mi cabeza, fijamente.

Con una voz poderosa

y triunfal le digo,

¡que me deje en paz!

¡que su extremo me la chifla!

¡que su poca vergüenza

no me domina!

¡que su lastre,

simple y traicionero

para este mundo,

lo dejo atrás!

¡que los pasos anteriores

no los vuelvo a dar!

¡que no retrocedo en mis

principios!

¡quevsu mente, retrógrada,

avanza

en una dirección tosca!

¡que clava puñales

por donde pasa!

¡que remata corazones

con alfileres venenosos!

¡que, con su lengua

musculosa,

destroza, la más decorosa

y radiante vida,

de pequeños seres!

¡Ellos piensan como yo!

simplemente,

¡ni marginan

ni vilipendian a otros seres!

Y con solo decir ¡basta!

no se detiene tal atrocidad

de locos y denigrantes.

Vuelta a empezar,

con este bálsamo dañino,

hasta en la médula,

de una víctima inocente

de esta interesada sociedad,

de naturaleza viva,

mas,

de alarmante mezquindad.

1 comment on “Enfermiza (Número 199)

  1. Pingback: Enfermiza (Número 199) – 🌎 Alquimia. Hotel de poemas de amor y desamor. Mercedes Merluna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: