Desamor, Sonetos

Intensidad (Número 159) Soneto

Y este escozor dónde se halla,

un escozor cerrado y profundo

tan mortificador y moribundo,

sumo devastador de mi vitualla.

Un escozor máquina de mi batalla,

como un huracán de inframundo,

letal daño en un microsegundo,

para mi cuerpo, caliente metralla.

Válida parca de mis comprensiones,

con tanto pesar en tu testimonio,

rudo asesino de mis vastos dones.

Con tu amor de traición, tu

demonio,

huella de mis dormidas conexiones,

crispadas por tu disgusto esclavonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s