Sensuales

Tocar el infinito (Número 142)


Y me hubiera gustado,

vida mía,

hacer el amor contigo,

aquella noche oscura

en la que las luciérnagas

cortejaban

tu nombre y el mío,

mi vida,

Seguro que, tú y yo,

hubiésemos tocado el infinito

igual a un sueño, mi cielo.

Y hubiésemos viajado

a un mar desconocido,

fructífero mar,

aguacero de nuestros

corazones

al llorar de alegría.

Y hubiésemos surcado

los mares habidos

y por haber.

Y hubiésemos fundido

nuestros cuerpos

en las profundidades

de los océanos.

Y, después,

con alevosía,

hubiésemos bailado

con estrellas y luceros.

Y, con nosotros,

corazón con corazón,

hubiese amanecido

un bello día,

¡ cuánta energía !

Y hubiese resplandecido

la vida con fogatas.

Y hubiese amanecido,

cada día,

con un sol despampanante.

Y así lo siento yo…

y así lo vivo yo…

vida mía.

0 comments on “Tocar el infinito (Número 142)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: