En el malecón (Número 129)

Y cualquier tarde

quedaré contigo,

en el mismo lugar,

para amarte.

Siempre, presente

en mi corazón,

la idea de verte.

Y, cualquier tarde,

te espero,

sentada en el malecón

para darte mi regalo,

sin ningún envoltorio,

queda mejor.

Te regalo mi ser

y te amaré serenamente

con pinceles finos.

Y te crearé un cuadro

de pasión,

allí mismo, en esa tarde

en la que, tú, estés

junto a mí dándome besos

y suaves abrazos,

pellizcando mi piel

con las yemas de tus dedos

que se hacen para mí

algodones de seda.

Y, amándome, en esta esfera,

tan voluminosa,

de amor llena.

Y ahí estamos tú y yo,

mi amor, cualquier tarde…

en el malecón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s