Amor, Sin categoría

Anea (Número 128)


Cuando amanezca,

ahí, en la puerta, amor mío,

estaré sentada,

en esa silla de anea,

la que tanto me gusta,

en la que me coges,

en tus piernas.

Tú, en ella,

me cuentas,

esas historias que sabes

de personas tan buenas;

esas historias de conocidos

en tus viajes,

en esos países abandonados,

sin estrella.

Y, en su ayuda,

¡no llega nadie!

¡sin alimentos!

¡sin medicamentos!

Tú pasas los días,

cuenta que te cuenta…

llora que te llora…

en esa silla de anea,

tus historias verdaderas.

Yo, amor mío,

a tu vera.

1 comentario en “Anea (Número 128)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.