Sed (N煤mero 123)


Visitante diario de mi

ficci贸n,

no s贸lo all铆 te hallabas, intruso,

con soles en mi coraz贸n

iluso

me mord铆a tu extrema

tentaci贸n.

Con la palidez de tu abstracci贸n,

me coronas con tu querer

incuso

y con nuestro bello amor en

uso,

el nirvana, nuestra

sublimaci贸n.

Y en un escenario

maravilloso,

conjuro de miles de

flamenquillas,

me haces, otra vez, el amor

dichoso.

Dulce placer de tantas

octavillas,

penetraci贸n en lo m谩s

asombroso,

al fundirnos en lindas

tonadillas.




A %d blogueros les gusta esto: