Radiante ( Número 116)

Ahora, mi andadura compasible,
hirviente por el sabor de tu boca,
tu sed, desierto rojo, me invoca
por orden de Cupido distinguible.

Mi senda te rastrea, tan sensible,
frente al desboque hasta tu roca.
Tu pureza límbica me trastoca
con tu esencia beata, irrompible.

Tentación, tu tertulia pastoril
y tu cuerpo me poseen con halo,
sin ocaso, sin daño a mi perfil.

Meritorio fin de mi varapalo,
coloreado río de aguas mil
para sanarme con tu santo talo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s