Eureka (Número 100)

Eureka, eureka,
me transformo
para buscarte
por el universo,
en fuerte bandolera.
Y, con un órdago
por esta distancia
que nos separa,
sigo la estrella
más brillante;
seguro que tú brillas
junto a ella.
Y ya ni sé desde cuándo
te busco.
Y me mata tu búsqueda,

el amago
de ir detrás de ti,

decisión, esta vez,

de mi alma.
Y mi pensamiento
no sabe nada de nada.
Tu búsqueda,

esta vez,
solamente,

decisión de mi alma.
Y, ahora,

mi alma grita,

exaltada,

el orgasmo llega

y mi cuerpo se retuerce

contigo,
eureka, eureka.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s