Epitafio (Número 99)

Vilipendiando a este arte fantasmal, inmortal,

por tu farsa incesante

por tu vil incongruencia,

la que me clavas, ilustradamente,

con pendejos

de tus ardientes venas.

Y, aún,

ponderas el insomnio

de un verano caliente

donde nadie duerme,

nadie,

por esa cruel agonía,

ni tan siquiera,

el hombre más pudiente.

Y cada cual

con su féretro a la vista

sin haber pensado,

aún,

cuál será mi epitafio,

cuál será mi despedida eterna de la vida,

mi adiós ante vos…

iluso tú,

tan mortal… como yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s