Sonetos

Ingravidez (Número 90)


Siembro el fin de mi enfermedad,
calidez en tu mundo salvador,
mi sustancia preñada por tu amor,
lejanía de mi oscuridad.

Tu persona detrás de mi verdad,
con tus armas de amado bienhechor,
tu gen, mi cómplice, mi coautor, consumación de reciprocidad.

Esta locura de tu frenesí,
urdida por tus pasiones, no nieva,
portas la entereza de un rubí.

Admiración por esta buena nueva,
peregrinando en tu popurrí,
trémulo en esta insania longeva.

8 comentarios en “Ingravidez (Número 90)”

      1. Estaba bien el que tú le habías puesto. De todas formas, me alegra haberte inspirado otra alternativa.
        Un saludo, Mercedes.

        Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.