En ese bar (Número 82)


Sobre mi cabeza,

el hastío de una mala noche,

comprimida, por el ruido

de las vociferantes palabras

que retumban en ese bar,

pasada, ya, la medianoche.

Con un vaso de whisky,

en mi mano,

mirando su hielo,

toco mis penas.

Y, la carga de mis penas,

me ametralla,

me deja sangrando

sobre la triste barra,

solo me conduce

a pensar en ti.

Y, por mi rostro,

baja, lentamente,

una salada lágrima

por esa desesperación,

que ha fusilado a mi alma.

¡He muerto en esa barra!

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Un comentario en «En ese bar (Número 82)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.