Tu sonrisa, elixir de luz
brava,
traspasa mi simiente
coronada,
tapiz de mi córnea
plateada,
la brisa de tu sonrisa, me
cava.

Cautiva de tu sonrisa,
esclava.
Maíz para mi duna
enamorada,
nácar como perla gris
azulada
con soplo de huracán que me
agrava.

Duerme tu sonrisa en mi
cabeza,
profesora con sus gratos
talentos,
ponto revelador de tu
riqueza.

Con santos en sus sólidos
fermentos,
obnubilada por su fortaleza,
con enredos por la sed de sus
vientos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: