Desamor

Junco (Número 56)

Cartílago inductor
de un apéndice
con poder abusivo
que atrapa mis pasos
con lentas tribunas
para tanto peso
como arrastro
con este tipo de lujuria,
la tuya, imparable.
Y, así, con putrefactas
espectativas
y con hundidas maravillas
hago estremecedoras
tus perfidias,
estrabismo de mis visiones amargas.
Enjundias para este junco
que, levemente,
hermosea entre barcos indígenas
de mi mortuorio
para vencerte hoy mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s