De qué (Número 28)

Amor,  de qué

me ha servido,

en esta vida,

declararte mi amor

si te ha dado lo mismo

y eso que lo hice

con toda la música

de mi alma,

con todas las notas

de un piano;

ese piano

que oí tocar

a mi vecino de al lado.

Amor,  de qué

me ha servido,

en esta vida,

declararte mi amor,

justo en este momento,

en mi ocaso,

si no me haces

ningún caso.

Amor,  de qué

me ha servido,

en esta vida,

declararte mi amor

si otra vez,

mi alma,

mendiga por tus arcanos

y, tú , nada nuevo

le presentas,

ni tan siquiera,

una sonrisa triste

en tus labios.

Amor,  de qué

me ha servido,

en esta vida,

declararte mi amor

si ni tan siquiera

tu alma

se ha enterado.

Amor,  de qué

me ha servido,

en esta vida,

declararte mi amor

si ni tan siquiera

me has besado.

Amor,  mira mis ojos

fijamente

y escucha mi alma…

y dímelo tú,

amor,  de qué

me ha servido,

en esta vida,

declararte mi amor,

de qué.

 

 

 

 

 

Publicado en Amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s