Aquí y ahora (Número 1.145)


«Crescente quod promissum»,

creciente y prometedor,

en los montículos de tu cuerpo.

Puentes de álamos iriscentes,

en la hoguera de la muerte,

pedaleo, fuertemente,

con peldaños de acero,

entre dedos inmóviles

que me paralizan,

con su estruendo,

de mala fortuna

y, me estrujan, el alma,

lentamente,

cada cual, a su rollo.

La vida, es eso:

hambre y pan,

agua y sequía,

fuego y lluvia…

No te conozco muy bien,

sé, que me guiñas un ojo

y no sé por qué,

quizás, busques a Wally

o no te apetece, crecer,

por las altas esferas.

No hace mucho

que, de ti, me

desenamoré.

Vete y tarda en volver,

que tu vuelta, se vaya,

a la deriva

y olvida, una a una,

las letras de mi nombre.

¡Aquí y ahora!

🥰🥰🥰

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.