Amor El Cáncer en Poemas Sin categoría

Sin rendición (Número 1.030)


Con un trozo de mis despojos,

elijo, caminar,

entre sandalias blancas,

comúnmente, cogidas,

de mis dos pies.

Dicen, por ahí,

que no me acuerdo de ti,

con las muestras de cariño,

perdidas, en las mejores premisas.

Cuelgo las hachas de guerra,

en una lista,

con cabelleras del azmicle

que te dedico, con los socios,

que llevo a mis espaldas,

en las duras faenas,

de una tarde, a las cinco,

en las limitadas cadenas,

de vespertinos candeleros,

con atrocidades de por medio,

queriendo, con el miedo,

vencerlos,

ante una premisa inmaculada,

con unas sandalias blancas,

que me calzan,

en este camino infinito

para dar, luz verde, a mi alma.

Yo te bendigo,

te digo que vuelo,

es mi sino.

Y si, las duras batallas,

se me acercan,

daré guerra, hasta que venza,

con los aliados, más emocionantes

de mis piernas, estoy entrenando,

me fio de ellas,

sin fajas, sin contenciones,

que apaciguen, mi poderoso dolor,

entre las fresnedas

de un campo abierto,

donde, con letras muy grandes,

yo he escrito en el suelo:

¡te venceré, caballero!

Tu nombre, no lo digo,

yo, no te dejaré ganarme

en esta batalla.

Mi lucha, la más grande,

para la libertad de mi alma

y para la cura, de mi cuerpo,

que no se rinde ante nada.

0 comments on “Sin rendición (Número 1.030)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: