Amor Sin categoría

Roble seco (Número 913)


Podría el roble secarse,

entre los malos vientos

de este negro invierno,

bajo la sombra,

de un ocaso duro.

Podría el roble secarse,

entre los viciados dedos,

de un destructor de árboles,

atenuando el pecado,

con las más increíbles,

respuestas ciegas.

Podría el roble secarse,

en la soleada y quemante tarde

de un agosto insaciable.

Podría el roble secarse,

entre las mujeres más bellas

del mundo entero,

beneplácito, de un amor

aventurero

que, merma, el amor verdadero.

Podría el roble secarse,

a lomos, de un caballo terco,

dando palos de ciego,

en las ramas, en el tronco,

en el suelo.

Podría el roble secarse,

en la fea,

en la desesperada oscuridad,

de una noche de miedo,

con rayos, con truenos.

Podría el roble secarse,

al notar,

que lo han apaleado de nuevo.

Podría el roble secarse,

con el despropósito,

acerca de los malos hábitos,

de los malos vientos.

Podría el roble secarse

y, no aparecer,

entre las maravillosas flores,

de una engalanada primavera,

en las entregadas normas,

de una mujer sincera.

Podría el roble secarse

y no estar, jamás, a tu vera.

Podría el roble secarse…

Arida quercu.

(Roble seco).

0 comments on “Roble seco (Número 913)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: