Ambigüedad (Número 879)


Ante una oscuridad,

digna,

de lanzar por los aires tenebrosos

del templo profanado,

en los moribundos calvarios,

de un lejano cautiverio,

en la enfermedad,

por una cosa malvada,

que se antepone,

ante una loza de mármol,

enseñándome un epitafio horrible,

donde, mis ojos,

con pupilas dilatadas,

ante la poca luz del lugar,

pueden leer, unas notas, con claridad:

Mercedes, ¡aquí estás!

¡no sufras más!

tu pulcritud, te trajo a este lugar

y, tu moribundo cuerpo,

agotado ya,

descansa, entre los otros,

con un calmado viento

ante ti, pospuesto,

para tu triunfo inmortal.

El epitafio, preparado,

tú, sin ninguna duda,

vendrás.

«Introitus autem paradisus».

(Entrada del paraíso).

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

2 comentarios en «Ambigüedad (Número 879)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.