Amor

Fuegos (Número 878)


Mirando,

los cuatro palos de mi silla,

de cuarenta años,

¡no puedo remediarlo!

la mente, abstraída,

vuela,

por los fuegos del mundo artesano,

se va, para pastar,

al prado mojado,

con una vaca blanca y negra,

empecinada,

en cogerme con sus cuernos

y, lanzarme,

por el terraplén misterioso

en el que, todos, caen

y, ya, no se les ve por ningún lado;

¡no quiero ni pensarlo!

¡acabaría,

la ilusión de tenerte a mi lado,

después, de cuarenta años!

Mi amor,

¡ha sido un fracaso!

¡mis versos, te llegarán!

¡tú, creerás, ser el agraciado!

Y, entre los pastores,

¡estás tú!

¡ilusiónate mi amor!

“Et serpem placem”

(Y estar siempre satisfecho)

0 comments on “Fuegos (Número 878)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: