Anillo de Salomón (Número 499)

Bueno pues,

aquí estoy,

en este atolladero

que emerge, por sorpresa,

del fondo de los mares.

Yo, quería visitar,

los fiordos noruegos

y mira donde me veo,

en esta capital de Estrasburgo

donde, cada cual,

compra su mulo

llpara el pastizal de la gloria.

Sola, yo, no me voy tan lejos,

a un lugar tan esplendoroso,

sin ti.

No me nuevo de Estrasburgo,

donde el ondeo

de los barcos, vibrante,

hacen más ruido

que los tanques de guerra.

Será, precisamente,

para que yo te vea

y me entregues, al fin,

el anillo de Salomón,

ése que buscábamos los dos.

Y, tú, lo encontraste

aquella noche,

en el pajar de Alicante,

te lo llevaste a Estrasburgo

y, aquí, estoy

para que me lo entregues,

sin más dilación.
https://www.safecreative.org/work/1908171714421-anillo-de-salomon-numero-499

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s