Ingreso (Número 383)

Y, por fin, tengo cama

en este hospital

que me inspira confianza,

en la quinta planta

quinientos diecisiete,

mi habitación sagrada.

Me acomodo

hasta mañana, día cuatro,

por la mañana.

Y un poco tarde,

a las diez,

se presentan mi cirujanos,

rotulador en mano.

Y me hacen casi un mapa,

toda ya pintada.

Por favor

qué obra de arte se avecina.

Dormiré tranquila,

¿para qué pensar

si mi cuerpo está que trina?

3 comentarios en “Ingreso (Número 383)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s