Pichones (Número 380)

Pichones,

pichones nuevos,

en este extremo

de mi sueño.

Pichones,

pichones flagrantes,

con la similitud

de nuestros cuerpos,

pendientes de un cuerno

de unicornio,

muestra de nuestro contraste,

desnutrición en mi cuerpo,

con vil cal viva,

con un zig zag zaguero,

desmoronando mi talento

por aquel desprecio

que sentí, justo en mi corazón,

por lo que allí viví.

Un dolor intenso

perpetrado en mi ser,

penetrante hasta mis huesos.

Y, yo, sólo vi que, tú,

delante de mí,

concluiste,

con un “no te quiero”

con un “vete de aquí”

con un “nosotros

ya todo lo hemos hecho”

con un “vuela, vuela

hacia otro lugar…

donde no haya infiernos”

con un “vuela, vuela

hacia otro lugar…

donde vivan,

los luceros como tú”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s