Viaje (Número 314)

Pues con tapiz de dolor

siento mi vida

en mi último pasaje,

camino hacia mi desnudez.

No me quedan ropas

superpuestas,

este paraíso terrenal

me desnuda.

Y me voy enfrentando a mis actos,

a los buenos, a los malos.

Y me voy enfrentando

a quien verdaderamente soy,

una humana pecadora,

con ansias de saber

que será de mi último viaje,

a dónde me llevará, qué sentiré

una vez que llegue a mi destino,

quizás me pierda por el camino.

Y no deseo esa pérdida,

en las malezas soñolientas,

de una muerte lenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s