Sin categoría

Sin excepción (Número 305)


El tiempo cura mi herida,

un puma arrodillado,

una caída, en su esencia viva.

El tiempo arrastra

el peor lodo

de mi amargo sentimiento,

de mi daño por dentro,

me acerca, con tiempo,

al único precipicio

que existe en este mundo,

al único misterio inequívoco

de la vida,

así es el tiempo.

Y me lleva, poco a poco,

en volandas,

a mi muerte,

a mi vida inmortal,

a mi muerte irrisoria

en la que yo no creí

por bastante tiempo;

yo soñaba ser una excepción

de la rueda intachable

del tiempo, ilusa yo…

por aquellos tiempos.

Y nadie vence al tiempo,

¡nadie!

Y, seguramente,

la inmortalidad sea…

otra cosa diferente.

0 comments on “Sin excepción (Número 305)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: