Sensuales

Gran carga (Número 299)

Porteo igual a una espuerta

de aceitunas moradas,

con huesos minúsculos,

carga todavía más pesada,

una pena en mi alma

y no sé…

desde cuando me acompaña.

Recuerdos de mi leona vida

a tu vera, amándonos,

en el silencio de las estrellas

de aquel olivar nuevo,

hoy convertido en senecto.

Y recorro los mismos senderos,

las mismas veredas,

¡qué pena!

tú no te apareces,

ni siquiera en primavera.

El arroyo se ha secado,

la candela ya no suena,

todavía guardo un tronco

con raíces de mi pena.

Y por, San Celedonio,

te espero a ver si regresas,

amor de mis amores,

cúrame mi alma en pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s