Luna de agosto (Número 292)

Rompiendo el hielo

entre tú y yo,

carmín eléctrico de abril,

empecinado en apoderarse

de las ataduras de mi corazón,

con hilos sangrantes

de fuego y pasión

que caen en tus redes.

Inimaginables ayer,

jamás creí en este latigazo

de tu cordura plata,

igual que la luna

que yo veía en mis sueños,

en este mes de junio, junto a ti.

Y, así, sin más,

se cumple mi gran milagro,

amarte,

antes de las claras del día,

bajo la leal luna plateada de agosto

que nos mira,

eufórica, placentera,

en su atril de dama bella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s