Sin mi firma ( Número 282)

Apócope de terror

estremecedor, en mi vasta,

en mi callada cuna,

con las andanzas

de mi locura, me incitan

a volar en otra dimensión.

Quizás, algún día,

antes de mi muerte,

lo consiga

y corrobore la existencia

de esa laguna mental,

que, cada vez, acota mi mente

con más bravura

y que, cada día, me clava

más clavos esta tremenda duda.

Tal vez, me confunda en esa locura

a la que, siniestramente,

me llevará mi sepultura,

sin escapatoria, no hay duda,

confirmado queda,

pactado con la naturaleza

escrito, sin mi firma,

sin mi consentimiento

informado,

pero, a ver, me ha tocado.

Y tú ¿te lo has preguntado?

Positum et suspensum

(Cosas suspendidas y colgadas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s