Imaginación (Número 265)

Y, al cerrar mis ojos,

mi corazón palpita

por tu amor; me traslado

a tu aposento, cubierto

con encajes de pasión.

Y me miras, con tu rubor

de hombre bienhechor.

Te postras, con tus manos,

abiertas para mí.

Y empuñas, suavemente,

un carmín de tu corazón.

Y, me acaricias;

esta imaginación, tan poderosa,

tengo yo.

Y, los truenos de mi alma,

fletan hasta ti

y, en este mágico momento,

me dices tú que sí,

que me amas.

Yo, tan feliz,

me abro para ti,

un girasol de junio.

Y, en mi alma,

sólo un suspiro,

yo sé, que no es así.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: