Mis antepasados (Número 261)

En esta templada noche,

mis antepasados,

misteriosamente,

en mis sueños,

en una bola de luz,

han venido a por mí,

con espejos blancos,

donde me miro, sin miedo.

Y me llaman,

cada uno de ellos,

por mi nombre.

Y, Manuel, mi padre,

me abraza con su pecho.

Y, Mercedes, mi abuela,

me da besos y besos.

Y, Antonio, mi niño,

me dice “mamá, te quiero”

Después,

los tres, sonrientes,

se me acercan,

con sus brazos extendidos,

me hacen un sillón de plumas;

en él, me siento

y, en un suspiro,

me suben al cielo.

Ellos me dicen

que llegó mi momento,

que si me quedo en la tierra,

vagaré sola,

que seré alma errante

y me perderé,

que estaré sola, sola…

Yo elijo estar con ellos,

en los cielos,

aquí volaré.

Y, para mí, será

como, en la tierra…

un paseo en bicicleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s