Tu fe (Número 247)





Y vivo,
sin decanto,
en las penurias
de salientes fantasmas
que me apartan
de una sociedad instaurada, tambaleante,
ante el drama
de la calentura de
un pueblo fantasmal,
donde leo tu pensamiento.
Y, me arrastras,
a tu interesante golf,
para festín de tu postura interiorizada
en tu distinguida fe,
que ya me reserva
tu auténtica pluma
para que yo la vea.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: