Ganas de verte (Número 228)

Pues tengo ganas de verte

en este día triste para mí.

Delante de mis narices,

una inmensa mentira.

Yo no te hice caso


cuando me mandaste callar,

sí, en aquel momento,

en aquella tertulia,

que molestó a los presentes.


Y, ellos mismos, hoy

me perjudican.

Y, su rabia,


todavía les dura.

Y no me alejé rápidamente,

imposible.

Y no encontré,

un lugar idóneo,

para esconderme de las ratas

que, precisamente,

me persiguen

hasta en estos días.

Así, que hoy…

tengo ganas de verte.

“Mandatum pecuniae

credendae”.

Mandato de prestar dinero

a un tercero determinado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s