Perdón (Número 218)

Y, no soy capaz

de pedirte perdón,

aunque porto, gran dolor,

en el trono de mi corazón.

Y, no soy capaz

de pedirte perdón,

aunque no duerma

y acuno mi pena.

Y, todo se amontona

en mi cabeza,

como en un castaño,

Agripina, noche a noche,

la conservación de las

perseidas,

en su copa.

Y las beso con besos

de perlas bandoleras,

en esas montañas,

cerca del cielo.

Y cae el retumbe

del dolor por no separarse

de ellas.

Y, no soy capaz

de pedirte perdón.

“Mixtum delirium tremens”.

Delirio mixto trembloroso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s