Aléjate (Número 202)

Y a ti te pido perdón,

por llamarte, aquel día

desastroso de tanto horror,

cuando, con todo mi dolor,

pedí que te acercaras a mí

y, tú, te quedaste

en tu rincón favorito;

no apareciste, gracias.

No me hiciste

ni el menor caso

y, ahora, te pido perdón,

en abundancia.

Y, con esta plegaria,

rezo y rezo

para que tú no aparezcas

y, para que sólo seas amiga,

de quien no puede más,

de quien tiene

su estado físico eclipsado,

de quien tiene su vida

en un endeble hilo,

camino del otro mundo,

así que, perdóname

por aquella vez

que te reclamé.

Y aléjate, por favor,

escóndete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s