Amnistía (Número 166) Soneto

Triste, con mis ojos en tu ventana,

observante de tu conversación,

me abrazo a la desilusión,

mi exposición a quizás mañana.

Con mi bestial exhalación humana,

con haz de mi luz a tu compasión,

por ruín callejón, sin

dilación,

avispada mi enfermedad emana.

Justo en mi cárcel tu amargor,

a diario, víctima de tu penal,

vencida por desaires sin tu amor.

Tullida por la quietud terminal,

dueña de tus escenas de actor

y amante de mi dolor triunfal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s