Delicias (Número 102)

Inesperado, paz de sutileza,
mi canje contigo de plomo en oro,
fluyendo hacia ti, mi gran tesoro
y aparcando fuera de mi sotileza.

Gracias a ti aflora mi grandeza
con ayuda de tu ser multifloro.
Tu alojo en mi tundra, te adoro,
me sabe a gloria tu delicadeza.

Tu alquimia con magia germinal,
devoradora total de mis males,
santidad de mi alma terrenal.

Danzarina en tu mar de corales,
sorbo tu corazón hasta el final,
mi melopea con tus capitales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s