La leyenda del alicanto (Número 97)


Alicanto,

mira sus colores,

como el dorado trigo,

¡turgente y amasado color!

¡Oh! como la luna plateada

brilla en los cielos,

a lo lejos.

Y, en su guarida,

¡dorados lingotes!

¡plateados dones!

¡la cueva del alicanto

repleta de tesoros!

No te ciegues por ellos,

libertad a tu avaricia,

sino, te perderás

y, no encontrarás,

el camino de tu vuelta.

Ceguera por el brillo,

despampanante,

de sus alas.

Te cegarán, allí mismo,

por tu egoísmo.

¡Míralo sin avaricia!

¡con disimulo!

Y, así,

conseguirás sus tributos

Eso cuenta la leyenda…

¡la leyenda del alicanto!

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

2 comentarios en «La leyenda del alicanto (Número 97)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.