En Europa (Número 61)

Y no vienen en barcos de lujo.
Y no vienen en yates de alcohol,
ellos vienen hacinados,
con la cara del horror.
Y tantos niños
que pierden su vida,
presas del océano
que a tierra
los manda muertos,
adiós a esas angelitos,
ninguno cumplió sus sueños.
Y no vienen en barcos de lujo.
Y no vienen en yates de alcohol
ellos vienen hacinados,
con la cara del horror.
Y los jóvenes que llegan
con los ojos del dolor,
reflejan su miedo;
ese miedo
a la oscuridad,
perdidos,
en el vacío del ancho mar
y sin conocer dónde llegarán.
Y no vienen en barcos de lujo
y no vienen en yates de alcohol
ellos vienen hacinados,
con la cara del horror.
Y las mujeres
acongojadas y con pena
muy duro todo para ellas.
Y no vienen en barcos de lujo.
Y no vienen en yates de alcohol,
ellos vienen hacinados,
con la cara del horror.
Ellos nacieron allí
y pretenden vivir aquí.
Y ellos luchan
por sus hijos.
Y ellos luchan
por su gente
Y ellos luchan…
por ellos mismos
porque una vida mejor
puede ser…
quizás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s