Polimorfos (Número 58)


Miro tu cara radiante,
en los árboles;
me abren paso
hacia tu corazón sagrado.
Miro tu risa, en la brisa
del aire, al amanecer,
en esta otra parte de mi vida.
Miro tu calma, en la ganadería brava;
sube a mi mente
cuando tú me llamas,
justo, cuando estás
delante de mí.
Miro tus abrazos,
confiados,
en estos pinos.
Escucho tu voz,
entre las ramas,
repletas de hadas.
Camino hacia ti,
sin dolores,
por la vereda
de las bendiciones,
por el atajo
del jolgorio,
solapada y, sonriente,
por nuestros corazones.

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Un comentario en «Polimorfos (Número 58)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.