Sensuales

Surcos encantados (Número 40)

Ingrávido tu amor
que se acerca a mí,
revoloteando
como blanca mariposa
sobre mi nariz
y me trae
tu suave perfume,
tan discreto,
ese inconfundible
olor a nardos pineales
de tus surcos encantados,
esos nardos que tanto
me gustan a mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s